Pannacotta de turrón

Este año las fiestas me han pillado impreparada y no he podido prepararos el menú de Navidad italiano que me había propuesto. Así que de prisa y corriendo, entre unas vacaciones en Sicilia y un viaje navideño a Roma, os dejo aquí una receta de pannacotta con turrón. Esta pannacotta es claramente una fusión italo-española, ya que el turrón blando no existe allí, y es el ingrediente principal.

De esta forma en poco tiempo se puede preparar un postre perfecto para una de las próximas comidas de las fiestas y además se puede dar salida al turrón que nos haya quedado. Si es que son todas ventajas…

La técnica es básicamente la misma que la de la pannacotta de vainilla -abajo el enlace a la receta que ya publiqué en el blog-, sólo quitaremos el azúcar ya que el turrón viene bien cargado de casa. En cuanto a los acompañamientos, yo la propongo con un poco de ralladura de naranja y unas almendras laminadas o picadas, pero seguro que se os ocurren mil opciones mejores!

NOTAS

  • Una vez mezclada la pannacotta, es mejor no verterla en los moldes enseguida, ya que es posible que al reposar la gelatina se separe y baje -dando lugar a un curioso efecto, no feo a los ojos pero desagradable al comer. Por eso en la receta recomiendo dejarla reposar unos minutos. Antes de verterla en los moldes, remover un poco y listo.
  • ¿Dónde enmoldar? Hay todo tipo de opciones: metal, cristal, plástico, silicona. Mi molde preferido es una flanera de acero pequeña: es versátil en cocina (yo las uso para poner la sal en los cursos, o como separador de bandejas) y la pannacotta se desmolda fácilmente. Para servir en vasito, dos opciones: tipo chupito de usar y tirar (por ejemplo para llevar fuera) o tipo chiquito para servir en casa. La silicona a mi no me gusta mucho para estas preparaciones, pero allá cada uno!
  • Con la cantidad de gelatina que indico sale una pannacotta bastante cremosa, ya que el turrón ayuda a estabilizar la mezcla. No indico el número de hojas porque cada marca tiene unas medidas un poco distintas. Si no tienes una báscula de precisión, sencillamente mira el peso total del paquete de gelatina y divide por las hojas que lleva, así sabrás el peso de cada una.
  • Si estás acostumbrado a usar gelatina en polvo, adelante: yo la uso en láminas. Aún no he hecho experimentos con el agar agar, pero en cuanto lo haga actualizaré el post.

PANNACOTTA DE TURRÓN

para 8 personas

  • 12 g de gelatina en láminas
  • 1 litro de nata (35% m.g.) o 700 ml de nata + 300 ml de leche entera
  • 300 g de turrón blando
  • ralladura de naranja para servir
  • almendras picadas para servir
  1. En un bol con agua fría poner la gelatina en remojo para que se hidrate. Añadir las hojas de una en una para que no se peguen entre sí y se hidraten mejor. Dejar así 15 minutos.
  2. En un cazo juntar la leche y la nata. Mientras se calientan, picar el turrón, y añadirlo a la cacerola. Para que se mezcle perfectamente será necesario pasar la batidora.
  3. Coger las hojas de gelatina, escurrirlas bien apretándolas en la mano, y añadirlas a la nata mezclando con una varilla o un tenedor. Apagar el fuego, remover bien y dejar que baje la temperatura mientras se preparan los moldes de la pannacotta. 
  4. Verter la pannacotta y dejar que llegue a temperatura ambiente. Ponerla entonces en el frigorífico para que solidifique, por lo menos 4-6 horas y preferiblemente 8.
  5. Servir con ralladura de naranja y un poco de almendras picadas u otros frutos secos al gusto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *