Pasta con migas (pasta con le briciole)

De pasta con migas (Pasta con le briciole) hay versiones en varias regiones italianas, las que conozco mejor son de Toscana, donde se suelen hacer con Pici (spaghetti caseros gruesos), y de Sicilia, donde al toque picante se le añade también el dulce de las pasas. La belleza de esta receta está, como en muchas de la cocina italiana, en su sencillez. Tres son los ingredientes básicos: aceite, ajo y pan viejo.

Vamoavé, ¡si esto es un aglio olio e peperoncino!

Las briciole se utilizaban como sustituto pobre del queso rallado (parmigiano/grana o pecorino): al añadirse al final a la pasta, dejaban una textura crujiente y granulosa parecida a la que deja el queso rallado (el bueno, porque el que compráis en bolsitas no sirve para nada!).

Hay quien las tuesta aparte y quien juntas.

Ya sé que vais a empezar a preguntar: y si le añadimos orégano? Gambas? Carne? Foie? Vinagre balsámico?
Mis queridos… no. Lo siento. Ni hablar. Si con 3 ingredientes sencillo consigo un sabor potente y un equilibrio de textura, ¿por qué estropearlo? Menos es más, en cocina también.

Notas

  • La base es aceite de oliva, ajo y migas tostadas, y hay algunos ingredientes que se pueden añadir pero sin pasarse. Yo diría de uno en uno, no todos juntos. Por ejemplo: guindilla (junto con el ajo), un filete o dos de anchoa (se deshace en el aceite), perejil picado (al final).
  • Migas: se puede usar pan rallado aunque tendrá un sabor menos rico. Con el pan viejo de casa, se pueden hacer migas finas (como pan rallado) en la batidora o más gruesa rallándolo con el rallador por el lado grueso. También se pueden hacer migas con pan no muy viejo, en la batidora: de esta forma quedarán unos copos de pan más grueso, pero también ricos!
  • Con una salsa así de escueta el formato de pasta ideal es largo, tipo espaguetis, porque se recubrirán bien. Excluídos formatos cortos como penne, fusilli o rigatoni, y también pasta al huevo tipo tagliatelle (las texturas no pintan nada).
  • Si este plato te parece demasiado pobre, te recomiendo que revises tus ideas sobre lo que es pobre o rico. Es un plato muy sabroso, y si te parece que falta algo de verde, nada te impide poner una buena ensalada después!
Ración pequeña para que quede mona en foto

PASTA CON MIGAS (SPAGHETTI CON LE BRICIOLE)

para 4 personas:

  • 320 g de spaghetti
  • 100 g de miga de pan de víspera
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo (yo he utilizado un diente de ajo y varios bulbos de allo)
  • guindilla (facultativa)

Para la salsa: rallar la miga de pan con la parte gruesa del rallador. En una sartén calentar unas 3 cucharadas de aceite de oliva y dejar sofreír a fuego dulce los dientes de ajo ligeramente aplastados y algo de guindilla si se usa.

Para las migas: en otra sartén, calentar una cucharada de aceite de oliva y añadir las migas, removiendo a menudo y dejando que tuesten a fuego medio.

Cocer la pasta en abundante agua hirviendo salada, teniendo cuidado de reservar algo del agua de cocción al final. Escurrir la pasta, mezclarla con la salsa de aceite, añadir las migas y mezclar bien.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *